Vómito

Indignadísimos por la descarada utilización de recursos del Sindicato de Burócratas de Tijuana, algunos empleados municipales recurrieron a la Procuraduría Estatal para que se investigue a los dirigentes de ese gremio. En cuestión de horas saldrá la noticia.

Y es que los inconformes destacan el cinismo de su compañero burócrata Adalberto Ortega, quien encabeza la planilla “rojinegra” rumbo a la sucesión en febrero próximo. Dicen sus detractores que el actual dirigente Martin Plascencia Ávila está decidido a imponer a Ortega como su relevo, para que tape el cochinero de los últimos tres años.

Aunque el relevo se dará hasta febrero próximo, Adal Ortega ya reparte gorras, camisetas, calcomanías y folletos que promueven su imagen rumbo a la sucesión. Sus compañeros burócratas tienen fundadas sospechas que Martín Plascencia echo mano de al menos 250 mil pesos de las arcas de los burócratas para promover a su delfín Ortega, a quien por cierto tachan de monigote.

Los críticos de Plascencia, estiman que su interés es proyectar a su gallo Ortega para que resane los desfalcos que hizo durante su gestión. Actualmente el propio Adal es el responsable de la Tesorería del Sindicato, obviedad del contubernio.

Con la intención de distraer las miradas, el pre candidato Ortega se erigió como representante de la planilla que lleva los colores rojo y negro, una situación irregular. Por alguna razón, los estatutos prohíben la utilización de dos colores. Al usarlos Ortega supone que marcará distancia con Plascencia, quien usó el color verde hace 3 años.

En el pasado Adal Ortega despachó a la sombra a los entonces secretarios generales del Sindicato de Burócratas, Manuel Trasviña Pérez (actual delegado de la Mesa) y de Rubén Arceo. Ambos personajes fueron suspendidos de sus derechos sindicales por Juan Manuel Salazar Castro al ubicarlos como responsables de un faltante de más de 6 millones de pesos de la Comisión de Vivienda y por la venta de terrenos.  Mientras Rubén Arceo se defendió al interponer un amparo que finalmente perdió, don Manuel Trasviña Pérez negoció su  jubilación anticipada.

Quien se ubica como próximo secretario del trabajo y conflictos con el eventual triunfo de Ortega, es un personaje que abrió las extremidades a los integrantes del Partido Acción Nacional (PAN) al otorgarles al menos 80 plazas sindicales, esto a escondidas de la base de burócratas. Se trata de un personaje identificado como Tomás Yáñez, quien pasó por la misma secretaría sin pena ni gloria. Bueno, la gloria si la tuvo con el alcalde en turno.

La historia cuenta que José Antonio Sifuentes Meráz, quien también fungió como dirigente burócrata, se dedicó a  adquirir terrenos en el fraccionamiento Real de Buena Vista para beneficio de los integrantes de ese sindicato. El caso es que Sifuentes compró en el 2003 maquinaria pesada para trazar calles que los ingenieros identifican como D9.

Al concluir los trabajos en esa colonia, la  maquinaria desapareció como por arte de magia. El relevo de Sifuentes, el dirigente José Luis Parra Vázquez presentó una denuncia penal por el robo de esa maquinaria pues se adquirió con recursos del sindicato de burócratas. Esa denuncia fue presentada en el año 2004.

Gildardo López López, también dirigente burócrata en su tiempo, y quien actualmente encabeza a los jubilados de ese gremio, recibe un apoyo mensual del mismo sindicato por la cantidad de 30 mil pesos mensuales por “asesoría” a Martín Plascencia. Empleados inconformes critican que López se ha perpetuado como dirigente de los jubilados por casi una década. También es obvio su compromiso con   Plascencia y Ortega.

Otro asesor de Plascencia, es el ex dirigente sindical Juan Manuel Salazar Castro, quien antes de abandonar esa posición decidió integrar un sindicato alterno de burócratas. Con esa acción redujo la plantilla laboral que controlaba el Sindicato de Burócratas Estatal en unas  2 mil 500 plazas.

De regreso con Plascencia, es un secreto a voces que a principios del mes de noviembre echará mano de 65 bases sindicales de las cuales ya apalabró a 25 por ser  recomendados del alcalde Bustamante. Estas 25 plazas se suman a las seis que entregó hace más de un mes, donde incluyó a dos jóvenes mujeres (la que lleva la agenda y la que destapa las botellita de agua). Aunque será difícil confirmar este dato, se dice que Bustamante dejará enquistados a personajes que pueden diluir acuerdos tenebrosos que tuvo durante su gobierno. ¡Que alumbren las luminarias!

Sin importarle que existan empleados municipales que tienen muchos años en espera de una base sindical, se supone que Plascencia entregará bases sindicales a dos nietos de Tomás Yáñez Fuentes y otras dos para los hijos de José Antonio Meráz. Además de estas, se habla de otras 18 que habría pactado con empleados vinculados con la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana.

Las plazas otorgadas a recomendados del actual alcalde Carlos Bustamante, son de nivel 15 y 16, lo que =en términos coloquiales= significa que la percepción mensual oscila entre los 18 y 28 mil pesos mensuales. Este esquema podrá aterrizarse a la perfección con el eventual ascenso de Ortega a la dirigencia de burócratas. Para redondear la idea, la diligencia de burócratas de Tijuana es una madeja de intereses y corrupción indescifrable.

Cicuta.com.mx  twitter:@cicutajaime

http://columna.cicuta.com.mx/posts/82

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>